Beneficios y efectos secundarios de la DHEA

Provecho y resultados consecutivos de la DHEA

La terapia de reemplazo de DHEA se ha estudiado extensamente, y la reducción de los escenarios de DHEA se vieron implicados en la patología cardíaca, el colesterol prominente, la depresión, la hinchazón, los trastornos inmunológicos, la esquizofrenia, la patología de Alzheimer, la diabetes, el VIH y la osteoporosis.
Más de 150 hormonas son producidas por las glándulas suprarrenales. No obstante, el más abundante es la DHEA. Se estima que los humanos hacen entre 10 y 15 mg al día. Estas cantidades son inferiores en las mujeres entre el 10 y el 20 %. Luego de que es realizado por estas glándulas va al torrente sanguíneo y de ahí en adelante viaja por todo el cuerpo y va a nuestras células donde se transforma en hormonas masculinas, conocidas como andrógenos, y hormonas femeninas, conocidas como estrógenos. Además se generan reducidas proporciones en el cerebro por neuronas (células cerebrales). Varios doctores prescriben este suplemento hormonal a sus pacientes en altas dosis sin saber los peligros y peligros que puede provocar.
La deshidroepiandrosterona, o DHEA, es una hormona esteroide, un primo químico de la testosterona y el estrógeno. Está compuesto por colesterol por las glándulas suprarrenales, que están encima de cada riñón. A lo largo de los primeros años de vida, las suprarrenales generan muy poca DHEA. Cerca de los seis o siete años, empiezan a producirlo. La producción consigue su punto más alto en la época de los 20, cuando la DHEA es la hormona más abundante en la circulación. Desde los primeros 30 años, hay una reducción recurrente en la producción de DHEA, por lo cual el promedio de 75 años tiene sólo el 20% de la DHEA en circulación que él o ella poseía 50 años antes. En todas las edades, los hombres tienden a tener escenarios más altos de DHEA que las mujeres.
Seguridad
La DHEA se produce naturalmente en el cuerpo humano y tiene un historial de uso seguro a lo largo de los últimos 15 años. La DHEA fue administrada a una dosis de 200 mg/día a lo largo de 24 semanas con tan solo leves efectos androgénicos notados. Otro estudio utilizó una dosis de hasta 400 mg/día a lo largo de 8 semanas con pocos eventos adversos reportados, en tanto que un estudio a la larga dio rastreo a pacientes con 50 mg de DHEA a lo largo de 12 meses con el número y dureza de resultados consecutivos reportados como chicos. Otro estudio administró una dosis de 50 mg de DHEA a lo largo de 10 meses sin que se reportaran eventos adversos graves. Una multitud de estudios complementarios que usan dosis desde 25 mg hasta 2,250 mg por día a lo largo de 24 meses de terapia en hombres, mujeres y también jovenes demostraron que la DHEA es bien soportada y tiene varios beneficios[necesarios de citacíon] sin que se reporten eventos adversos graves.
Como precursor hormonal, hubo algo de reportes de resultados consecutivos probablemente causados por los metabolitos hormonales de la DHEA.
No se conoce si la DHEA es segura para la utilización a la larga. Algunos estudiosos creen que los suplementos de DHEA podrían incrementar el compromiso de cáncer de mama, cáncer de próstata, patología cardiaca, diabetes y apoplejía. La DHEA puede alentar el desarrollo del tumor en los tipos de cáncer que son sensibles a las hormonas, como algunos tipos de cáncer de mama, uterino y de próstata. La DHEA puede incrementar la hinchazón de la próstata en los hombres con hiperplasia prostática benigna, o HPB, una glándula prostática agrandada.
La DHEA es una hormona esteroide. Las dosis altas tienen la posibilidad de provocar agresividad, irritabilidad, inconvenientes para reposar y el desarrollo de pelo corporal o facial en las mujeres. Además puede parar la menstruación y achicar los escenarios de HDL, o colesterol “bueno”, que podría incrementar el compromiso de patología cardiaca. Otros resultados consecutivos reportados tienen dentro acné, inconvenientes del ritmo cardíaco, inconvenientes hepáticos, pérdida de cabello (desde el cuero cabelludo) y piel grasa. Además puede modificar la regulación del nivel de azúcar en la sangre.
La DHEA no debe utilizarse con tamoxifeno, puesto que puede fomentar la resistencia al tamoxifeno. Los pacientes en terapia de reemplazo hormonal tienen la posibilidad de tener más resultados consecutivos relacionados con el estrógeno al tomar DHEA. Este suplemento además puede entorpecer con otros medicamentos, y se tienen que tener en cuenta las relaciones potenciales entre éste y los medicamentos y hierbas. Coméntele siempre al médico y al farmacéutico sobre algún suplemento o hierba que esté tomando.
La DHEA es probablemente insegura para la gente que experimentan las siguientes condiciones: embarazo y lactancia, condiciones sensibles a las hormonas, inconvenientes hepáticos, diabetes, depresión o trastornos del estado de arrojo, trastorno ovárico poliquístico (SOPQ), o inconvenientes de colesterol. La gente que experimentan alguno de estas condiciones tienen que averiguar con un médico antes de tomar.
Por definición, las hormonas son mensajeros químicos hechos en una glándula o tejido que inician, detienen u orquestan la actividad en algún otro asunto. Eso hace DHEA una hormona de nombre únicamente, puesto que nadie sabe precisamente lo que hace en el cuerpo. A lo largo de años se pensó que era un tipo de basura química que quedaba de la construcción de otras hormonas. En la actualidad,”por el momento no fuimos capaces de detectar ningún mecanismo de acción.
De hecho, lo exclusivo en lo exclusivo que los estudiosos tienen la posibilidad de estar en concordancia es que la DHEA se transforma de forma sencilla en otras hormonas, fundamentalmente el estrógeno y la testosterona.
La Gestión de Drogas y Comestibles no está segura de qué llevar a cabo con los suplementos de DHEA. Hace diez años, la agencia le ha dicho a las empresas que dejaran de vender DHEA, que se comercializaba en ese instante para la disminución del peso, y la clasificó como un nuevo medicamento no aprobado, que se puede conseguir sólo con receta médica. Entonces en 19