Brillando a través de y superando la adversidad – Historias de cuatro que absolutamente son

Brillando por medio de la adversidad y superando – Historias de 4 que completamente son

Algunos parecen brillar cuando se combaten y sobrepasan enormes adversidades, en tanto que otros de nosotros nos enfurecemos con tan solo pensarlo. En mi propio caso, una uña rota me molesta bastante y me impresiona hasta que se puede volver a limar o cortar delicadamente. Que varias personas parecen ser capaces de lidiar con inconvenientes de salud que ponen en riesgo la vida y contratiempos repetidos sin romper zancadas es algo que me llama la atención. ¿Qué hay de ti? Aquí hay 4 que no dejaron que la adversidad los detenga.
Sandy Scott de Florida empezó a pedalear en bicicleta a la edad de 64 años. Precisamente un año después, en su tercera carrera, tuvo un terrible incidente en el que se rompió el cuello, una fractura de vértebra C1, una fractura que tiende a ser mortal. Su médico le aconsejó fusionar sus vértebras y dejar la actividad vigorosa, como correr en bicicleta. Sandy, un ex paracaidista y piloto de avión, poseía otras ideas. Luego de nueve meses de frustrantes reveses e intentos infructuosos de curarse, introduciendo la utilización de un collarín ortopédico, Sandy al final se encontraba lo bastante sano como para volver a subir a su bicicleta.
En los tres años y medio desde su viable lesión mortal o paralizante, Sandy ha tomado 12 títulos de ciclismo del estado de Florida en los grupos de 65-69 y 70-74 años, introduciendo los récords estatales en la contrarreloj de 20K en los dos grupos de edad. Ya que no dejó que la adversidad lo detuviera, Sandy Scott está disfrutando de poner nuevos récords personales y de ir más acelerado que jamás a la edad de 70 años.
Un fumador de tres packs de cigarrillos al día que había fumado a lo largo de 25 años, el texano John Fredrickson precisamente había provocado un inconveniente grave a sus pulmones. Cuando se le mencionó que el inconveniente integraba el avance de un enfisema mortal, eso fue una llamada de atención. El ex-fumador tomo la decisión de intentar correr para hacer mejor su salud y funcionalidad pulmonar y perder algo de su exceso de peso. Al inicio luchó por correr inclusive media milla sin la necesidad de detenerse y reposar. Luego de tres semanas, no obstante, ha podido correr una milla entera y notó que sus pulmones empezaban a despejarse y su libra disminuía, por lo cual se quedó atascado.
A la edad de 53 años, John corrió su primera maratón y otra solamente dos semanas luego. Se encontraba enganchado. Esta primavera, en este momento en forma y saludable de 71 años, corrió su maratón número 104. En este momento goza del proposito difícil de cumplir de siete a ocho maratones todos los años. Piense dónde podría estar John Fredrickson actualmente, la calidad de su historia (si es que todavía estuviera vivo) si hubiera dejado que sus pulmones llenos de alquitrán y su diagnóstico de enfisema lo detuvieran en su sendero.
En enero pasado, Judy Loy de Houston corrió la maratón de Houston en 5 horas y 30 minutos, a un ritmo de 12:36 por milla. No está mal para un joven de 71 años que tuvo cinco operaciones de rodilla, tres desde que el entusiasta de las patinetas empezó a correr hace 10 años. Sus doctores comentan que las carreras largas que ella hace en el entrenamiento para los 26.2 milers (ella corre siete) es terapéutico; luego de las primeras seis o siete millas de una carrera, la lubricación natural de las rodillas se pone en marcha y dejan de doler y empiezan a sentirse muy bien. Mientras no corra con mucha continuidad, los doctores aprueban que corra y suponen que le asiste para operarse las rodillas artríticas. Saben que la carencia de movimiento es lo que más daña las rodillas. Como Judy Loy no dejó que una operación tras otra la detenga, goza entrenando y corriendo maratones, y entrena a principiantes para lograr correrlos además, sirviendo como entrenadora y mentora en el club de entrenamiento de maratón Katy Fit.
El cáncer de páncreas pertence a las formas más fatales de cáncer. Esa pertence a las causas por las que la crónica de Gary Resnick, de 47 años, es tan inspiradora. En enero de 2009, Gary se sometió a seis horas de cirugía para tratar su cáncer pancreático en estadio 3, a lo largo de el cual le extirparon el bazo, parte del páncreas y 19 ganglios linfáticos. Esto fue seguido con seis meses de quimioterapia. Gary, no obstante, no iba a dejar que algo de malignidad lo detuviera. Entre otras cosas, mantendría su misión al alcance de la mano corriendo las 4 millas desde y hacia sus tratamientos contra el cáncer; se encontraba decidido a correr en la Maratón de ING New York City en noviembre de 2009 y finalizar en menos de 4 horas y media.
En elaboración para la carrera de NYC, el 29 de marzo, algo más de dos meses luego de su cirugía de salvamento, Gary corrió una media maratón en un increíble (aún para un pequeño de 47 años totalmente sano) de dos horas y seis minutos. En mayo superó en esta ocasión, corriendo un 1:54 en otra puesta próximo de media maratón. En este momento totalmente libre de cáncer, el 1 de noviembre de 2009, este padre de tres hijos llegó a su misión al correr la Maratón de NYC en 4:01:37. Continuando su sorprendente rehabilitación, en abril de 2010 corrió Boston a las 4:00:30 o 9:11 millas. Sólo en 2009, en tanto que lidiaba con esta vida de mano pésima lo había tratado, Gary corrió 17 carreras y en el desarrollo, recaudó cerca de $9.000 para la exploración del cáncer.
Sandy Scott, John Fedrickson, Judy Loy y Gary Resnick nos dan promesa. Nos detallan que tenemos la posibilidad de ver de manera directa a la cara de la adversidad y entender que no debemos dejar que nuestros inconvenientes nos superen. Como estos 4 ídolos inspiradores, no en