Buenas noticias sobre el herpes Reacciones emocionales sostenidas

Buenas novedades sobre el herpes: reacciones sentimentales sostenidas

Luego de que usted tuvo herpes por algunas semanas o meses, las emociones que lo cubren algunas veces cambian. Es viable que aún tenga algunas de las iniciales de las que estamos hablando, pero tenderán a desvanecerse un poco mientras obtenga más información acerca de el herpes, generalmente, y su caso, en especial. Pero en este momento, algunos nuevos sentimientos podrían ingresar en juego. De nuevo, no todos experimentarán todo lo que sigue. Usted podría pasar de manera directa a aceptar su condición, integrar la verdad de tener herpes en sus relaciones, y poner su historia otra vez en marcha luego de negociar este reducido trote en el sendero. O podrías ser uno que pelea un algo más con él. Hablemos de algunas de las reacciones al herpes genital que tienen la posibilidad de venir luego de que las reacciones iniciales hayan pasado.
+ LOSS
Tener herpes puede significar la falta de la parte de su sexualidad que era despreocupada y sin limitaciones. En este momento necesitas revelar que tienes herpes a las parejas sexuales recientes y potenciales, y eso, en el más destacable de las situaciones, sencillamente no es muy entretenido. Pero en estos días de VIH y hepatitis, quizás no es tan malo ingresar en el modo de evalucación y contarle a sus parejas. En cualquier situación, esta pérdida de sentirse despreocupado por la sexualidad puede ser una pelea.
Hay otro tipo de pérdida, la de tu percepción de ti mismo como no culpable. Quizás usted no se vió a sí mismo como no culpable hasta que recibió su diagnóstico de herpes, pero bastante gente, fundamentalmente individuos muy adolescentes que’ aún no tuvieron bastante vivencia para entender que nadie es especial. El contagio de herpes puede ser la primera cosa importante que le pasó a usted que lo identificó como menos que prístino. Pero la verdad es que jamás fuiste inigualable para comenzar, nadie lo es. Es muy simple ofrecer un servicio de labios a esa afirmación, pero tener algo como el herpes que es aparente y no está abierto al enfrentamiento verdaderamente trae a casa tu falibilidad;
Un tercer tipo de pérdida, y puede ser grande, es la falta de control. Al tener herpes, jamás se conoce precisamente cuándo se es con la capacidad de contagiar a los otros, y eso puede ser alarmante. Su conciencia de la diseminación viral asintomática le quita el control que usted probablemente halla planeado que poseía que ser con la capacidad de evadir el sexo sólo cuando usted no posee indicios para ser “ no infeccioso. ” No obstante, en este momento sabe que usted tiene la posibilidad de comunicar el herpes a su pareja inclusive cuando usted’ no está teniendo un brote. Esa conciencia puede provocar la sensación de pérdida de control sobre tu capacidad para tener relaciones sexuales a lo largo de algunos tiempos libres.
+ STIGMA
Las personas que tienen herpes genital tienen la posibilidad de sentirse socialmente estigmatizadas. El estigma se relaciona con la manera en que la sociedad siente a los otros, y claramente, algunas veces la sociedad no trata el herpes genital con mucha amabilidad. Hay chistes groseros sobre el herpes que circulan. En la mitad de un chiste sobre el herpes, no es simple comentar y decir:”Yo no pienso que los chistes sobre el herpes sean muy graciosos; es una patología habitual, y varias personas aquí podrían estar infectadas, de esta forma que iremos a bromear sobre otra cosa.
Usted puede lidiar mejor con el estigma preguntándose a sí mismo, ¿es la negatividad popular sobre el herpes genital verdaderamente justificado sabiendo la menor gravedad médica de la patología, o es su mala valoración? Pienso que ya conoces la respuesta, ¿no? Hay una relación claramente chiquita entre la manera en que se siente el herpes y los inconvenientes doctores reales que muestra.
+ SHAME
La vergüenza es la angustia que sentimos por algo que hicimos, pero es más profundo que eso; es además sobre quiénes somos. La vergüenza que sentimos por lo general aparece de los estándares que nos han enseñado y el conflicto que sentimos cuando nuestro accionar es inconsistente con nuestras creencias y valores. La gente que sienten vergüenza tienen sentimientos de vergüenza, deshonor y autocondenación. La vergüenza implicada con el herpes comunmente procede de haber participado en un acercamiento sexual que lamentamos más que de tener la patología en sí. Hablamos de ver dentro de nosotros, en oposición a dejarnos evaluar por una sociedad que nos mira. La vergüenza ayuda de manera directa a los inconvenientes de autovaloración. Además puede ayudar a los hábitos problemáticos como golpear a otros o desviar la culpa a otra persona para hacernos sentir mejor, aunque el ejercicio extraña vez trabaja. Varias personas tratan de lidiar con su vergüenza siendo excesivamente placenteras o sacrificándose a sí mismas para contrarrestar sus sentimientos de indignidad, o podrían intentar lograr la excelencia en otras superficies de sus vidas para bajar la vergüenza que sienten por tener herpes. Pero tales formas de proceder compensatorias no tienen la posibilidad de llegar a