Campaña para el cáncer de mama duele más de lo que ayuda

La operación de Facebook’ s Bra Colour Operación para el cáncer de mama duele bastante más de lo que asistencia

La primera oportunidad que me enteré de la operación “Facebook Bra Color Campaign” fue por medio del blog de la activista efectiva por sexo Carlin Ross, que trabaja con la histórica Betty Dodson.
La operación, que se estima que empezó en Detroit, Michigan, las mujeres que intentan concienciar sobre el cáncer de mama pidieron a las mujeres que colgaran sólo el color de su sostén y nada más.
Tuvo algunas expresiones fuertes: “ WTF está mal con las mujeres? Si le hubieran pedido a cada mujer que escribiera una cita acerca de cómo el cáncer de mama afectó sus vidas y la hubiera puesto en su pared de Facebook, habría sido sorprendente. Todos fueron tocados por el cáncer de mama. Catalogar esas historias– lograr que las mujeres compartan y se comuniquen entre sí y comiencen un maldito grupo de trabajo en red o recauden algo de dinero para la exploración. Algún cosa menos poner el color de tu sujetador para ofrecerle a todos los chicos de tu lista de contactos un duro;
Luego, comencé a conocer a muchas de mis amigas de Facebook saltar al carro y poner los colores del sostén. Pero no debemos olvidar que hablamos de mujeres capaces y enormemente capacitadas, algunas de las cuales son activistas sociales bien consideradas en Singapur.
Leí las reacciones que recibían de los hombres y descubrí que poseía que estar según Ross. Se reían de sí mismos, se reían y se reían con sus amigos– hombres y mujeres. Todo fue una enorme broma para bastantes.
Empecé a sentir una sensación de malestar en el estómago. He anunciado en mi estado de Facebook: “ Martha está en oposición a la operación Articulo Your Bra Color to Support Breast Cancer. Mujeres, por favor no sean estúpidas! ¿Realmente crees que transformarse en chistes asisten a asistir al cáncer de mama? ”, seguido por “ Martha quiere comenzar ‘ Nombre de su ropa interior de color para contribuir a los hombres con cáncer de próstata’ si las mujeres capaces tienen la posibilidad de ser tan ingenuas para difundir sus colores de sostén. ”
Como escritor de novedades para Carnal Nation, pretendía reportar sobre este fenómeno, por eso investigué más. Las novedades de la operación estaban verdaderamente explotando por todo el Internet– fue informado por numerosos periódicos de todo el mundo, discutido en varios foros, comentado por varios bloggers y semejantes.
Algunas voces sonaban prominente y claro, eran conmovedoras y desgarradoras de leer; se realizó visible que muchas de las mujeres que fueron emocionalmente lastimadas por la operación eran las mismas personas que afirmaban estar intentando de asistir. Además me uní al grupo de Facebook ‘ No difundir el color de su bra’, que se encontraba pidiendo a los integrantes a llevar a cabo donaciones de tiempo o dinero a las sociedades contra el cáncer o por lo menos para refrescar sus estados con datos doctores.
Una vez que mi artículo para Carnal Nation fue hecho y puesto en mi propia página de Facebook, comencé a abogar por algo positivo de la campaña: “ Si usted quiere apoyar la concienciación sobre el cáncer de mama o la exploración, deje de difundir el color de su sujetador en Facebook. Lleve a cabo una donación a la Sociedad Canadiense de Cáncer de Seno, o a su sociedad local de Cáncer, o done su tiempo si el dinero no es una opción;
Durante los dos días siguientes, seguí los mensajes en “No colgar el color de tu sujetador” y me hallé rompiendo en numerosas oportunidades. Va a ver, esta operación había sacudido el núcleo de mi ser y me ofendió intensamente porque mi madre tiene cáncer de mama. Está peleando por vivir.
Cuando poseía dieciocho años, recuerdo haber visitado a mi madre en el hospital luego de que le extirparon el seno. Ella no pretendía que se lo quitaran, sino que se le extrajeran las células para someterlas a pruebas. Se despertó de la operación con una mama perdida porque las células examinadas fueron diagnosticadas como malignas y cancerosas, y los doctores hicieron la llamada para extirpar el seno afectado sin su consentimiento explícito. Me dijeron que se encontraba traumatizada y había llorado.
Estaba floreciendo tarde. Yo no entendía lo considerable que era perder su pecho. En este momento lo hago. Los senos de una mujer son una parte importante de cómo ella define su sexualidad. Y por consiguiente la cobertura de sus pechos – el sujetador – es un símbolo de la sexualidad. Perder los senos de un individuo terminantemente puede ser más traumático para algunas mujeres que para otras.
Apartado por mi padre, que me mencionó que tendría que tomar las riendas y proteger de la familia si ella había muerto, se encontraba horrorizado. ¿Tomar el control significa parar mis estudios, limpiar la vivienda todo el día, o hallar un trabajo y convertirme en una máquina de llevar a cabo dinero?
En otra visita, mi madre arrastró a mi hermana y a mí a un grupo de acompañamiento para el cáncer de mama donde una compañera sobreviviente de cáncer de mama dio un alegato motivador acerca de cómo ella prefería estar viva a tener sus dos senos. Su acercamiento en su cara y su exhibición de la vida vs. la desaparición fue surrealista. Durante los años me fue tocado por tambores y por muchas mujeres bien intencionadas que necesito ver mis propios dos moldes de carne suponiendo que empiecen a rebelarse de alguna forma.
Mi madre no murió. El último año, mi madre se dió cuenta de que tuvo una recaída. Tiene cáncer de mama en etapa 4. El cáncer