Pensamientos positivos para una salud en buen estado

Tanto cuando estamos enfermos, como cuando estamos sanos, controlar los pensamientos es algo vital. Claro que cuando estamos enfermos esto se vuelve más importante, porque muchas veces de ello dependerá nuestra recuperación o una recaída. Lo cierto es que la mente puede llegar a ser mucho más fuerte de lo que pensamos. Es posible ingresar en un estado perjudicial para la salud, tan sólo pensando en ello.

Una persona que está internada, enferma, con muy mala salud, tiene terminantemente prohibido pensar en negativo. Todo lo que haga tendrá que estar pensado para recuperarse, imaginando y protectando un futuro de manera positiva. El trato con los demás es fundamental. Sabemos muy bien que nadie puede ser feliz por sí mismo, somos seres sociales y nos debemos a los demás para todo. Para el estado de salud no hay nada más importante que un entorno que acompañe con pensamientos superadores.

Por eso, si conocemos alguien, alguna persona que esté en un mal momento, que esté en un hospital, hagamos nuestra parte. Si sentimos que lo podemos hacer sentir bien, le enviemos, por ejemplo, una carta de perdon, un saludo afectuoso, fotos de amigos, frases que le puedan levantar el ánimo. No nos borremos en los momentos difíciles, porque son los que determinan nuestra manera de ser en la vida.